Visitas de interés

Verdes prados, montes blancos, y el Cantábrico que bufa entre los caprichos cársticos de los acantilados antes de entregarse manso a las finas arenas de sus playas. En este entorno, las posibilidades son infinitas.

La Quinta respira paz y contagia calma. Perfectamente comunicada, a tan solo tres kilómetros de la autovía, se encuentra situada en la pequeña localidad de Villanueva, a dos kilómetros de la capital del concejo: Colombres.  La comarca ofrece interesantes alicientes culturales, deportivos y de ocio.

El edificio está incluido dentro de la Ruta Indiana, recorrido por las más destacadas construcciones de quienes se fueron y regresaron con fortuna de hacer “las américas”. Una de estas casonas, La Quinta Guadalupe (Columbres), el mayor símbolo de poder y riqueza indiana, alberga el Archivo de indianos y el Museo de la Emigración.

Si nos acercamos a la costa, a tan solo cuatro kilómetros, las playas son una tentación a la que hay que sucumbir en cualquier época del año. Pero la costa ofrece otro atractivo: los bufones, por donde la mar brava se eleva como un geiser sobre las rocas.

Hacia el interior, la montaña y el río nos proponen un sinfín de actividades (rafting, descenso de cañones, rutas a caballo o en bicicleta, canoa…), y el disfrute de los más impresionantes espacios naturales: los Picos de Europa.

Conocer las numerosas cuevas de la comarca y sus alrededores con la del Pindal, El Soplao, Chufín o Tito Bustillo, entre otras.

El Pindal, el elefante enamorado. Tanto la cueva como su entorno -los acantilados y el faro de San Emeterio y las ruinas del monasterio de Tina- tienen un halo mágico. Impresionan. La cueva, situada cerca de Pimiango, en Ribadedeva, alberga en su interior el que se conoce popularmente como “elefante enamorado”, porque la figura del mamut incluye lo que parece un corazón. Es, en realidad, una mancha rojiza, que algunos expertos consideran un resto del primitivo color del relleno del dibujo. Pero esa apariencia de corazón ha originado una leyenda: una hembra de mamut perece en una trampa construida por humanos y su pareja, tras lanzar un desgarrador alarido, se adentra en la cueva del Pindal, de donde nunca más saldrá y donde su corazón queda petrificado y su imagen grabada. Pero hay mucho más en El Pindal, que alberga una de las más bellas muestras del arte paleolítico en Asturias. Por ejemplo, claviformes, líneas verticales con protuberancias en el centro, que los expertos aún debaten si representan hachas o mujeres. Y un pez, una figura tremendamente rara en las cuevas con arte parietal.

Podemos también viajar en el tiempo, paseando por el casco antiguo de Llanes o Santillana del Mar, conocer Arenas de Cabrales o San Vicente de la Barquera, y  completar nuestro paseo arquitectónico con el Gaudí de Comillas.

Y por supuesto está nuestra gastronomía, la asturiana y la cántabra. Fabes, cocido montañés, los quesos, los sobaos, las corbatas y palmeras, el marisco y los pescados frescos, la miel…

EN LA QUINTA AYUDAMOS A QUE SU ESTANCIA SEA MÁS PLACENTERA

¿SI LE GUSTAN LAS ACTIVIDADES AL AIRE LIBRE, A QUÉ ESPERA?: Reserve habitación con una actividad deportiva (descenso en canoas, descenso de cañones, rafting, rutas a caballo, rutas en quads, hidrospeed, canoraf, snorkel, parapente,paintball).

¿SI DESEA DESCUBRIR LAS ENTRAÑAS DE LA TIERRA?: Reserve habitación con visita a la cueva de El Soplao (visita de pasarela o de aventura).

¿SI LO QUE DESEA ES DESCANSO Y RELAX?: Reserve habitación con tratamiento corporal (masaje deportivo y descontracturante, hidratación corporal, contornos de ojos, masaje general, tratamiento de chocolate, tratamiento aromático, tratamiento de Karité, masaje piernas cansadas, tratamiento baños parafina de manos y pies).

Si reserva la habitación con alguna de las propuestas anteriores, al coste de la misma habrá que añadirle un suplemento en función de la actividad elegida. Detalles a la hora de formalizar la reserva. Propuestas sólo aplicables a las reservas efectuadas directamente al hotel.